22320
post-template-default,single,single-post,postid-22320,single-format-standard,qode-social-login-1.1.2,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.0.8,select-theme-ver-5.1.5,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_over_content,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

“No todos tomamos los cielos por asalto”

“No todos tomamos los cielos por asalto”

La sostenibilidad se ha puesto de moda y muchos, particulares, empresas, políticos, utilizarán dicha imagen sin hacer el camino, lo que viene siendo tomar los cielos por asalto sin abandonar los infiernos, y por tanto, proyectará,n en el mundo infinita contradicción como bien decía Mario Rodríguez (Silo). Quieren emerger de un estado penoso, destructivo, sin estar dispuestos a abandonar algunos de sus aparentes beneficios: cogerán un atajo, ”el camino de la mano torcida”.

Ya estamos viendo que todo empieza a ser sostenible. En moda me encuentro con firmas, que en este momento prefiero ni nombrar y que todos conocemos, que también lanzan sus campañas sostenibles, con precios que hacen que esto no pueda ser verdad, y vienen de lugares lejanos donde el aumento de la huella de carbono es bestial.

La sostenibilidad no solo implica tejidos ecológicos y reciclados, sino que habla de las condiciones laborales de las personas que han trabajado en todo el proceso, todas las personas deben de tener un salario digno y también caminar por conseguir un mínimo de emisión de carbono, para ello necesitamos volver a la acción local. 

Me gustaría hacer una llamada de atención a reflexionar más sobre qué es realmente sostenible y qué no lo es, ya que  me envuelve un gran temor: que nos metan a todos en el mismo saco. Unos porque todo les parece igual de sostenible y otros porque dejen de creer en la sostenibilidad y piensen que todo es mentira. 

La sostenibilidad real es un camino que hemos ido construyendo con esfuerzo y coherencia, a veces  o muchas veces sin tener tan siquiera los medios suficientes, pero hemos sido fieles a nuestros principios. En este camino hay corazón, existe el otro, el nosotros, y nos alejamos de mirarnos al ombligo y lo que solo me  beneficia a mí. 

Solo te pido que te pares a sentir que no todo es lo mismo, que hay gente que está haciendo un lavado de cara y otros estamos haciendo un camino con verdad y con valores.

 

Por Elena de Frutos

Puedes ver más noticias sobre moda sostenible en el blog de la Asociación de Moda Sostenible de Madrid (MSMAD)