21915
post-template-default,single,single-post,postid-21915,single-format-standard,qode-social-login-1.1.2,qode-restaurant-1.1.1,stockholm-core-1.0.8,select-theme-ver-5.1.5,ajax_fade,page_not_loaded,side_area_over_content,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
Bailarina con vestido Elena de Frutos

Arte en el vestido

‘A través de la imagen se sostiene una conciencia de lo infinito; de lo espiritual dentro de la materia, se da forma ilimitado’.

Andrei Tarkovsky (cineasta y poeta).

Elena de Frutos se ha ido nutriendo de diversas disciplinas artísticas y espirituales donde llega a una concepción muy en sintonía con la que sostuvo Kandinsky.

Como decía Kandinsky, en el gran arte, el espectador siente un gozo correspondiente en si mismo. Tal armonía o contraste de emoción no puede ser superficial o insignificante; de hecho la totalidad de una imagen puede profundizar o purificar aquella del espectador. Armonizar con el todo es la tarea del Arte.

Ella expone que el Arte es una manifestación del Alma, que busca sus cauces para mostrar la belleza que encierra. Y esto es lo que la Creadora Elena de Frutos quiere transmitir con sus diseños.

Cuando coge su lápiz para comenzar un nuevo encargo, viaja a la esencia de la persona para la que esta realizando el diseño del vestido y recogiendo la belleza que habita en su clienta, la traslada al vestido.